ENTRENAMIENTO SALUDABLE

Planificación y nutrición saludables en los deportes de Bajo Impacto para prevenir lesiones y conseguir todos los beneficios físicos y emocionales de la práctica deportiva . . .

Los 5 principios del deporte saludable de Bajo Impacto

La práctica regular de ejercicio físico se ha convertido en una de las principales recomendaciones por los múltiples beneficios que aporta para la salud, tanto físicos como emocionales.

No obstante, muchas personas se lanzan a la práctica de exigentes sesiones, así como a las diferentes competiciones, sin una correcta planificación para realizar un entrenamiento adecuado acompañado de pautas de nutrición saludable, que les permita mejorar su condición física, progresar en su rendimiento y prevenir las lesiones provocadas por la acumulación de múltiples y sucesivos microimpactos en sus extremidades durante el ejercicio físico.

A continuación, encontrarás los 5 principios del entrenamiento saludable de Bajo Impacto:

estiramientos

1

Escucha a tu cuerpo

Debemos recuperar la capacidad de “escuchar” los mensajes que nos envía nuestro organismo, sobre todo en lo que hace referencia a la fatiga muscular o fisiológica. Muchas de las lesiones que tienen lugar durante la práctica deportiva se producen por no saber o no querer hacer casos a las señales que nos envía nuestro organismo.

escucha-tu-cuerpo

2

Sé realista

El deportista debe fijar un objetivo alcanzable, acorde con su condición física, las posibilidades de dedicar tiempo al entrenamiento, apoyo del entorno personal y familiar, etc…

Establecer retos alcanzables te permitirá ser constante en tus entrenamientos y, si lo deseas, participar de forma satisfactoria en competiciones a tu medida

En definitiva, establecer la expectativa en el nivel adecuado es una de las garantías para obtener una gran satisfacción con la práctica deportiva.

se realista

3

Conócete a ti mismo

Si no lo has hecho hasta ahora, realiza una prueba de esfuerzo fisiológico. Consiste en programar un ejercicio físico (generalmente sobre cinta de correr o bicicleta estática) en el que la intensidad se incrementa progresivamente hasta que el deportista alcanza su esfuerzo máximo. Esta prueba (que suele realizarse con un medidor de gases, o con mediciones instantáneas de lactato) resulta fundamental para conocer la capacidad máxima de esfuerzo del deportista y planificar el tipo de entrenamiento, así como los rangos de esfuerzo para conseguir de una forma segura y saludable el objetivo diseñado y acordado con el deportista.

conocete a ti mismo

4

Planifica a corto, pero también a largo plazo

Una vez que conoces los rangos de entrenamiento más adecuados para el objetivo que has fijado, debes realizar una planificación de las sesiones de entrenamiento en frecuencia, duración e intensidad. De esta forma podrás evaluar si ésta se ajusta a tus posibilidades e ir haciendo una adaptación durante el periodo de entrenamiento. Además, te permitirá comprobar cómo evoluciona tu rendimiento y fijar nuevas metas cuando se han alcanzado las anteriores.

Y recuerda: El objetivo es que el deporte se incorpore a nuestras vidas como una actividad natural más, como lo es comer o dormir. Así pues, fíjate unos objetivos a corto plazo que sean alcanzables, pero sin perder de vista que el objetivo es “morir joven lo más tarde posible“.

planifica corto plazo

5

Sigue una nutrición y hábitos de vida saludables

Muchas personas se lanzan a la práctica deportiva sin tener en cuenta las necesidades nutricionales y de hidratación que supone la realización del esfuerzo físico extra que van a exigir a su organismo.

La estrategia nutricional dependerá del tipo de metabolismo predominante que se asocia a cada deporte, en función de sus características (fuerza, resistencia, alta intensidad, contínuo, interválico…) y de las particularidades del deportista. Este factor cobra especial importancia cuando se desea acudir a un calendario de competiciones, o hacer uso de la práctica deportiva como herramienta para perder peso.

Por último, los hábitos de descanso y el tránsito intestinal (la principal molestia durante la práctica de deporte de intensidad y/o larga duración son las digestivas), o la disponibilidad real de tiempo para el entrenamiento son factores muy importantes que influyen en el correcto seguimiento de la planificación y de la consecución de los objetivos.

Bien, y ahora: ¿por dónde empiezo? mira nuestro programa.

nutricion y habitos saludables
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search